Tu mejor sábana

Todos queremos que a la hora de dormir nuestro sueño esté acompañado de comodidad, calidez y una sensación de bienestar que nos ayude a descansar como nos merecemos y poder afrontar así el día siguiente con más energía.

Un complemento importante de nuestros hogares y que ayuda a conseguir ese sueño placentero son las sábanas de nuestra cama, en donde no solo sirve que tenga un estampado bonito, si no que también sean de un tacto agradable, haciendo que al acostarnos su tacto nos relaje.

En el mercado podemos encontrar infinidad de modelos, tonos y tamaños, pero podemos distinguir dos tipos básicos, que, según nuestros gustos y necesidades, van a ayudar a conseguir nuestro objetivo.

100% algodón

Son las más escogidas por la gente dado que son frescas en verano y cálidas en invierno, debido a que toman la temperatura de nuestro cuerpo. Puesto que están confeccionadas en fibras naturales, las capas de aire se quedan atrapadas entre las fibras de algodón, evitando la retención de humedad y la facilitando la transpiración.

Son de textura suave, pero según sea confeccionada la hilada y su terminación van a determinar tanto la calidad como la durabilidad, así como la suavidad de la sábana.

Gracias a su composición natural evitan las irritaciones en la piel y la producción de pelusas que tanto molestan en nuestro hogar.

 

Mezcla. 50% Algodón-50% Poliéster

Una de sus principales ventajas es que no se arrugan con tanta facilidad como las anteriores y son muy fáciles de planchar.

Son más económicas, cosa que influye muy positivamente en su compra, pero podemos encontrarnos con que hemos perdido algo de calidez en su tejido.

 

Hogar y complementos

¿Cuál elegir?

Para nosotros la sábana debe llevar integrada ambos materiales, puesto que el algodón da suavidad, el poliéster aporta resistencia y durabilidad. No obstante, debemos tener en cuenta que este tipo de material puede dar alergia, siendo en este caso las de 100% algodón, la prenda más adecuada.

 

¿Qué tengo que tener en cuenta para elegir la mía?

Medición

Mide tu colchón para asegurarte que la sábana se ajusta de manera eficaz a toda la estructura, además debes tener en cuenta la cantidad de almohadas, para determinar si queremos elegir entre piezas sueltas o comprar un juego completo.

 

Hilos

Una clave importante para conocer un poco sobre su durabilidad es el número de hilos por pulgada, tanto en vertical como en horizontal. Para una mayor durabilidad y suavidad, lo ideal son 200 hilos o más, no obstante, para personas calurosas bajar de esa cantidad de hilos es una buena forma de tener una sábana que aporte frescor a su descanso.

 

Tejido

Según gustos. Hay que determinar si preferimos la calidez del 100% algodón o la durabilidad de la mezcla (50%-50%).

 

Fabricación

Si queremos una sábana suave y durable, debemos decantarnos por una fabricación en peinado, mientras que, si queremos que sean más resistentes a la formación de bolas y arrugas, la compacta será nuestra elección.

 

Modelo

Puedes encontrar infinidad de texturas, colores, estampados y tonalidades en el mercado que harán de tu sábana un complemento imprescindible en el diseño de nuestro dormitorio.

 

Como ves hay varios factores que hacen de esta prenda una de las más importantes en nuestros hogares ya que, como decíamos antes, nos acompañan en nuestro descanso.

 

Consejo:

Cambia las sábanas cada 6-7 días y procura no lavarlas con agua caliente.

Utiliza siempre jabones neutros y sobre todo suavizantes para ropas delicadas.

 

Intenta secarlas, si es posible, al sol.